Coccidias y Giardas

Coccidias



ciclo-de-vida-de-los-parásitos-intestinalesSon pequeños organismos unicelulares que se multiplican en el tracto intestinal de perros y gatos, más comunmente en cachorros menores a seis meses. Pero también se da en los animales adultos cuyo sistema inmune está deprimido o en animales que sufren otro tipo de stress como cambio de dueño, de costumbres o si tienen otra enfermedad instalada.
La mayoría de las coccidias en los perros son de la especie Isospora canis e Isospora ohioensis. Dejando de lado sus nombres específicos, nos referimos a ellas simplemente como coccidias. A medida que el cachorro crece tiende a desarrollar inmunidad natural. Un adulto puede llevar las coccidias en sus intestinos, esparcirla con sus excrementos pero no tener efectos de la enfermedad.

Cómo se transmite?

Un cachorro no nace con las coccidias en sus intestinos. Una vez que nace y al ser expuesto a los excrementos de su madre los llevará a su boca y la coccidia se desarrollará en sus intestinos. Como los cachos menores a seis meses no tienen inmunidad contra las coccidias, estos organismos se reproducen muchísimo y parasitan al animal. Algunas veces esto tiene efectos graves.

CoccidiasEl período de incubación de la enfermedad es de 13 días a partir de que toman contacto con las coccidias. Por eso la mayoría de los cachorros que tienen coccidias son mayores de dos semanas. Aunque la mayoría de las infecciones resultan del contacto con la madre, no siempe este es el caso. Cualquier cachorro infectado puede contagiar a los otros cachorros, por eso debe aislarse al enfermo.

Cuáles son los síntomas?

El primer signo es la diarrea. Dependiendo del grado de infección será leve o severa. Puede presentarse sangre y mucosidad en ella, especialmente en casos avanzados. Los animales afectados severamente tambien pueden vomitar, perder el apetito, deshidratarse y en algunas ocasiones morir.

Siempre debe considerarse la posibilidad de coccidias si hay diarrea o excrementos flojos. Un análisis al microscopio de la materia del perroconfirma el diagnóstico.

Cuales son los riesgos?

Aunque muchos casos no son severos, puede darse que la enfermedad se complique con otra que esté presente en el animal, como otros parásitos, bacterias o virus. Las coccidias son muy contagiosas, especialmente entre cachorros.

Cual es el tratamiento?

Afortunadamente la coccidia puede tratarse. Los medicamentos como el sulfadimethoxine (Albon) trimethoprim-sulfadiazina (Tribrissen) y el amprolium (Corid) han sido efectivos en el tratamiento y prevención. Como estos medicamentos no matan a los organismos (coccidias) sino que inhiben su reproducción, la eliminación de ellas del intestino del animal no es algo rápido de lograr. Pero deteniendo su reproducción hacemos que la propia inmunidad del cacho de desarrolle y remueva los organismos. El tratamiento requiere generalmente de cinco o más días.

Cómo se previene y controla?

Como las coccidias se esparcen a través de los excrementos del portador, es muy importante hacer una limpieza estricta. Deben sacarse todas las materias fecales del lugar, también deben retirarse la comida, platos, camas, etc. Poner agua limpia constantemente. La mayoría de los desinfectantes no funcionan por lo que los excrementos deben ser incinerados, las cosas limpiadas con vapor, o sumergirlas en agua hirviendo o en una solución con amoníaco al 10%.

Las cucarachas y moscas pueden en forma mecánica acarrerar las coccidias de un lugar a otro. Los ratones pueden ingerirlas y al ser ellos comidos por un perro infectarse el perro. Por eso el control de insectos y roedores también es importante para la prevención.

Las especies de coccidias de perros y gatos no infectan a los seres humanos.

Giardias



 

250px-Giardia_lamblia_SEM_8698_loresLas Giardias son protozoarios que viven en el intestino delgado de perros y gatos. La infección se llama giardasis.

Hay muchas cosas que no sabemos de este parásito. Los expertos no se ponen de acuerdo en cuántas especies de Giardia hay y cuales afectan a los animales. Los veterinarios tampoco concuerdan con qué tan común es la infección por giardia y cuando debe ser tratada. Generalmente se cree que la infección es común pero que la enfermedad en sí es rara. Hay mucho sobre el ciclo de vida de la giardia que aún no se sabe.

¿Cómo se transmite?

Un perro se infecta al comer las formas CYST de estos parásitos (de las giardias). En el intestino delgado del animal la Cyst se abre y libera la forma activa llamada trophozoite. Estas formas tiene flagelos que les permiten movilizarse. Se adhieren al intestino y se reproducen por división en dos. Luego de una cantidad de divisiones, en una de las etapas, estas formas desarrollan una pared alrededor de si mismas y pasan a los excrementos. La giardia en el excremento puede contaminar el ambiente y el agua e infectar por lo tanto a otros animales y personas.

Cuáles son los síntomas?

La mayoría de las infecciones por giardia son asintomáticas. En raros casos en los cuales ocurre la enfermedad, los animales jóvenes se ven afectados y el signo más común es la diarrea que puede ser severa, intermitente o crónica. Generalmente los animales infectados no pierden su apetito pero pueden perder peso. Las heces son generalmente anormales, pálidas, mal olientes, de apariencia grasosa. En el intestino, la giardia hace que la absorción de nutrientes se detenga, causa daños al delicado intestino e interfiere con la digestión.

¿Cómo se diganostica?

La giardiasis es muy difícil de diagnosticar porque el protozoario es muy chico y no está presente en todas las heces que hace el perro. Hay que hacer testeos varios en los excrementos para poder encontrar el organismo.

Para ver la forma activa, se mezcla una pequeña cantidad de materia con agua y se examina con microscopio. Como estos organismos tienen flagelos se los puede ver moverse. Las formas activas se encuentran más comunmente en la materia floja. Si alguna vez tiene la oportunidad de ver la forma activa de la Giardia bajo un microscopio, hágalo! Es una ‘criatura’ interesante de observar. Tienen forma de pera y su anatomía parece un dibujito animado con ojos, nariz y boca. Una vez que la vea no la olvidará.

Hemos hecho los tests ¿ahora qué?

Ahora el problema es interpretar los resultados del test. Puede ser un dileman para el veterinario. Lo que ve o lo que no ve no es siempre un indicador correcto de lo que en realidad el perro tiene. Un test negativo puede querer decir que el perro no está infrectado, también puede puede querer decir que existen pequeñas cantidades de giardias en la parte de la mteria que se testeó. Los test que dan resultado negativo son muy comunes en animales que sí están infectados. Si aparece un test negativo, el veterinario debería repetir el examen al menos dos veces más, en otras partes de la materia y en otros días. Siempre se requieren repetidos test para poder finalmente encontrar el organismo.

Qué hay sobre un test que dió positivo? Eso no debería ser difícil de interpretar, no? Error. La giardia puede encontrarse en varios perros y gatos con o sin diarrea. Si encontramos giardia ¿es o no la cuasa de la diarrea? ¿o es solo una coincidencia? El animal puede tener diarrea causada por otra infección bacteriana y nos pasa que además encontramos la giardia. Los resultados de los tests necesitan ser interpretados por los síntomas y la historia médica.

Si encontramos giardia ¿cómo la tratamos?

Acá vamos otra vez, los tratamientos también son controversiales. Existe la pregunta de cuándo hacer el tratamiento. Si la giardia es encontrada en un perro o gato sin síntomas…¿debemos tratar al animal?

Si ciertamente sospechamos de infección con giardia pero no encontramos el organismo ¿debemos tratar al animal? Esto es lo que se hace muy a menudo. Como es muy difícil detectarla en las heces de los aniamles con diarrea y no vemos otra causa posible para esa diarrea, generalmente tratamos a los animales como si la tuvieran.

Hay muchos tratamientos para la giardiasis, algunos de ellos no han sido registrados para el tratamiento de giardas en perros y gatos. La Metrnidazole es uno de ellos, pero es algo antiguo. Lo bueno de este medicamento es que también mata algunos tipos de bacteria que pueden causar diarrea, entonces si la diarrea era causada por una bacteria y no por la giardia, también eliminamos la bacteria, también la giardia y paramos los síntomas. Genial, pero desafortunadamente el metronidazole tiene efectos secundarios. Puede causar vómitos, anorexia y algunos signos neurológicos. Tambièn puede ser tóxica para el hígado en algunos animales. Se sospecha que es una teratógena por lo que no debe ser usada en animales preñados. Finalmente, tiene un gusto muy amargo y los animales luchan por no tomarla.

La Quinacrine hydrochloride ha sido usada en el pasado, pero no es muy efectiva y puede causar efectos secundarios como vomitos, letargia, anorexia y fiebre.
La Furazolidine ha sido efectiva en el tratamiento de giardiasis en gatos. Puede causar vómitos y darea y no debe ser usada en gatas preñadas.
Un nuevo medicamento, la albendazole, ha demostrado ser 50 veces más efectivo que la metronidazole y de 10 a 40 veces más efectiva que la quinacrine hydrochlorine para matar giardias (en laboratorio). Aun no ha sido registrada para uso en perros y gatos. Puede tener severos efectos secundarios.

En un estudio reciente, la Fenbendazole, que ha sido aprobada para el tratamiento de lombrices (worms) = hookworm, roundworm y whipworm, ha demostrado ser efectiva en el tratamiento de la giardiasis en los perros. Es segura de usar en cachorros, pero aún no ha sido aprobada para gatos.

Una combinación más reciente de Praziquantel, Pyrantel Pamoate y Febentel ha demostrado hacer disminuir mucho las exreción de los CYSTs de las giardias (que son los que en realidad afectan al animal)

Pero tenemos otro problema, puede ser que estos medicamentos solo remuevan los Cysts de las heces pero que maten la giardia en el intestino. Esto quiere decir que aunque los examenes fecales luego de los tratamientos den negativos, el organismo puede aún estar presente en el intestino. Por lo tanto los animales tratados aún pueden ser una fuente de infección para otros animales.

La Cyst puede vivir de varias semanas a meses afuera del huesped. Por lo que el pasto, parques, calles, kennels, casillas y otras áreas pueden estar contaminados con materiales fecales y ser una fuente de infección para su perro. Ud. debe mantener a su perro lejos de las áreas contaminadas por heces de otros animales. Esto no es fácil.

Como con otro parásitos del sistema digestivo, la prevensión de áreas posiblemente afectadas es lo mejor. Hay soluciones como Lysol, lavandina, lejía, y componenetes de amoníaco que son efectivos para la giardia.

Cómo puedo controlar la Giardia en mi criadero?

La infección por giardia puede ser un gran problema en criaderos. Los veterinarios de la Universidad de Cornall han desarrollado un protocolo para esto. Recomiendan:

Tratamiento de animales: trate a todos los animales no preñados con Fenbendazole o Albendazole por cinco díasl. En el último día de tratamiento sáquelos de allí y limpie las áreas, los lugares. Cuando vuelva a poner a los animales allí, trátelos otra vez por cinco días con los medicamentos indicados.

tratamiento-contra-protozoarios-giardiasis-2-728Descontamine todo el ambiente. Saque todas las materias fecales. Limpie las áreas con un desinfectante de amoníaco (cuaternario) de acuerdo a las indicaciones del vendedor. Estas soluciones generalmente matan las giardias en un minuto. Luego deje secar bien el área antes de que los animales vuelvan allí.

Bañe los animales bien ya que las Cysts de las giardias pueden alojarse en el pelo. Especialemente en la zona perianal.

Prevención de la reproducción de Giardia: la giardia puede brotar en su kennel o patio ya sea introduciendo animales infectados o en la suela de sus zapatos.

Recuerde que la giardia puede infectar a la gente así que una buena higiene personal es más que recomendada.

 

 

COCCIDIOS Y GIARDIAS



1- COCCIDIOS

Son protozoarios que por invasión, generalmente aguda, causan destrucción de la mucosa intestinal con signos evidentes de: DIARREA – DIARREA SANGUINOLIENTA – INAPETENCIA – FIEBRE – PERDIDA DE PESO – DESHIDRATACION – EMACIACION Y MUERTE EN MUCHOS CASOS.
Los ooquistes liberados al medio por la materia fecal resisten la sequedad y son la forma de transmisión de un perro a otro.
SE CONSIDERA PRACTICAMENTE INUTIL EL USO DE DESINFECTANTES O ANTISEPTICOS ACUOSOS PARA ELIMINAR DEL MEDIO LOS OOQUISTES.
Se ha ensayado la acción de germicidas, de notable poder contra un extraordinario grupo de bacterias, pero frente a esos esporozoarios, no logran ningún efecto inhibidor y menos letal.
Las soluciones de Creolina (Acaroina), Lisol, Iodoforos (lodopovidona), o Hipocloritos (lavandina), son ABSOLUTAMENTE INOFENSIVOS. DE ACUERDO A ESTO, SOLO SE PUEDEN REALIZAR ESTOS PROCEDIMIENTOS SEGUROS:

1- El removido del suelo.
2- Incinerar la superficie con lanzallamas.

En un criadero de perros, donde permanecen los portadores adultos, también estas prácticas son inútiles, solo queda la PREVENCION TERAPEUTICA.

Los COCCIDIOS son parásitos intracelulares obligados cuya vida en el citoplasma ocasiona la muerte de cada célula parasitada.
Cuando gran número de células epiteliales son parasitadas al mismo tiempo la mucosa lesionada puede sangrar abundantemente y hay inflamación.

HALLAZGOS CLINICOS:

La coccidiosis afecta al huésped en varias formas, dependiendo del número de ooquistes en la infección inicial.
Los síntomas predominantes son entéricos y se caracterizan por la presentación repentina de diarreas sanguinolentas, fiebre, vómitos, seguida por deshidratación, enflaquecimiento, y con frecuencia la muerte.
Pero muy a menudo no hay indicios de infección (especialmente en adultos) o hay enfermedad apenas perceptible. Cursan con diarreas intermitentes, apetito caprichoso, pica (comen su propia materia fecal), piedras, madera, tierra, etc. Disminuyen el ritmo de crecimiento, desmejoran el estado general. Debido a la mala absorción tienden a presentar procesos de descalcificación. Normalmente se asocia con otros agentes infecciosos, inmunosupresión o estress.
La acción patógena del genero ISOSPORA, es muy marcada en perros durante los primeros meses de vida, pudiendo producir cuadros clínicos cuyos síntomas predominantes son los Digestivos en un 90.7%. Síntomas de Alteraciones Nerviosas: se observan en un 50% de los casos, al igual que los Trastornos Respiratorios (confundiéndose con síntomas de Distemper). Los síntomas circulatorios y trastornos de la locomoción se observan en un 20%. Además produce graves consecuencias durante el desarrollo exterior de los perros jóvenes: debilidad de los ligamentos, posición irregular de los miembros – que a menudo se consideran fallas de estructura-.
El número de oocistos presentes en las heces, depende del potencial reproductivo genéticamente determinado en cada especie, del n° de oocistos infecciosos ingeridos, de la etapa de la infección, de la edad y estado del animal, de los contactos previos, de la consistencia de la muestra fecal y del método de examen. Por lo tanto los resultados de los exámenes fecales deben relacionarse con los signos clínicos y las lesiones intestinales (macro y microscópicas).

2- GIARDIAS

Son protozoarios de acción entérica; la enfermedad cursa como crónica, caracterizada por DIARREA, ESTEATORREA, COLICOS Y PERDIDA DE PESO. Ocurre mundialmente en el hombre, la mayoría de los animales domésticos y muchos pájaros. La infección es común en perros y gatos. Hay evidencias de que pueden ocurrir infecciones cruzadas entre el hombre y el perro, son capaces de afectar a más de una especie de huésped y son morfológicamente indistinguibles. Son protozoarios flagelados, habitan en las superficies mucosas del intestino delgado, donde se multiplican.
La transmisión ocurre por ruta fecal – oral. La incubación y los períodos anteriores a la manifestación de la enfermedad generalmente duran de 5 a 14 días. Se cría que las GIARDIAS eran “comensales inofensivos”, “HOY SE SABE QUE SON PATOGENOS PRIMARIOS”.

Sugerencias para controlar las giardias y los coccidios en los perros


El control de las giardias y los coccidios en los criaderos es un trabajo arduo y de mucha paciencia. Se debe tener en cuenta una gran cantidad de factores y aplicar una metodología de control que se basa en:

Manejo del ambiente: descontaminación del ambiente por creación de “áreas limpias” – perreras  desinfectadas, tratadas con cal o flameadas – que permitan la rotación de los animales.

Evitar los ambientes húmedos ya que conservan los quistes de parásitos aún con tiempos fríos.

Toda la materia fecal debe ser removida con prontitud.

Las hembras deben ser tratadas antes del servicio con un coccidicida y antes de pasarlos a una zona limpia deben ser bañados con un shampoo para eliminar la materia fecal del manto, sobre todo de la zona perianal. Si ingresan animales nuevos deben ser previamente tratados y bañados, aunque sus análisis de materia fecal sean negativos.

Correcto uso de un plan terapéutico para todo el plantel.

Hay factores que hacen dificultosa la total erradicación de estas parasitosis en un criadero y muchas veces hay que contentarse con mantener una buena sanidad que minimice los riesgos, limitándolo a la aparición de casos esporádicos y no de epidemia.

Debe tenerse en cuenta que los animales tratados pueden seguir siendo fuente de infección, debido a los “quistes infectantes” que quedan en la materia fecal adherida a los pelos. Por otro lado los perros adultos no tratados, pueden actuar como diseminadores de la parasitosis y no manifestar síntomas.

El nacimiento de una camada implica los siguientes cuidados en un criadero:

1. Desparasitar a todos los animales adultos, antes que ocurra el nacimiento.

2. Desparasitar a la madre y a los cachorros contra coccidios, a los 20 días del parto, siguiendo las indicaciones de acuerdo al peso de cada uno, y repetir para los coccidios cada 20 días si se usa un medicamento barredor como Toltrazol. Serán 3 dosis hasta los 60 días de vida de los cachorros si el criadero tiene antecedentes de coccidiosis a repetición. Cubriendo de esta manera la época de vacunación – destete y cambio de dueño –

3. Repetir en los cachorros: cada 10 días los antiparasitarios para gusanos redondos y si fuera necesario contra giardias.

Recordar que el “factor stress” influye en la respuesta orgánica de defensa hacia las parasitosis.

El antiparasitario no interfiere con las vacunas, no produce síntomas secundarios y se ha demostrado que desaparece la mortandad asociada a estos parásitos en los criaderos que mantienen un buen control.

Controlar la fuente de suministro de agua ya sea de pozo o agua de red, que puede estar contaminada y ser la causa de contagio tanto para los animales como para el hombre, quien comparte el riesgo de contraer la giardiasis. Esta situación es una alerta para la población en donde se ha registrado un incremento de las gastroenteritis por estas causas.

No confiar en los animales importados que también llegan parasitados, siendo las giardias y los coccidios un problema mundial.

Las diarreas son un alerta y con un buen plan de desparasitación no debieran presentarse, pero pueden aparecer virosis complicantes o disbacteriosis y deben ser tratadas inmediatamente.

Fuente: