Hipotiroidismo e Hipertiroidismo

Endocrinología

.

Introducción

tirodies-perroLa endocrinología es la ciencia que estudia la anatomía, el funcionamiento fisiológico y las afecciones patológicas de las glándulas endócrinas. De manera excesiva, se agrupa bajo este término a las enfermedades que afectan al funcionamiento de todo o parte del sistema hormonal del animal. Estos órganos tienen por función liberar en la sangre sustancias que transmiten una información a distancia de su lugar de producción: son las hormonas.

Las endocrinopatías (afecciones patológicas de las glándulas endócrinas) se dividen esquemáticamente en dos grandes categorías: por una parte, los transtornos que se caracterizan por un hiperfuncionamiento de la glándula, que conlleva una superproducción de hormonas, y, por otra, las afecciones ligadas a un hipofuncionamiento endócrino, que conlleva una disminución de la secreción de hormonas o una resistencia del organismo a la acción de ciertas hormonas.En el organismo, numerosas funciones son reguladas por las hormonas. De este modo, cualquier afección que perturba al sistema endócrino puede implicar transtornos generales y variados, tales como problemas cutáneos, cardíacos, digestivos y de la reproducción.

Las principales endocrinopatías que se manifiestan en el Labrador afectan a las tiroides, las glándulas suprarrenales y el páncreas endócrino. En este capítulo, presentaremos, para cada una de las glándulas, un resumen de su papel, e insistiremos en los síntomas clínicos que pueden causar sus disfunciones.

La glándula tiroides

 

La glándula tiroides produce las hormonas tiroideas llamadas T3 y T4. La hipófisis y el hipotálamo intervienen en un sistema complejo de regulación, que permite mantener una tasa estable de hormonas tiroideas en la sangre.

IMG02723Fisiológicamente, estas hormonas intervienen en numerosas funciones del organismo. Son indispensables para el desarrollo del feto, del sistema nervioso y los pulmones. Juegan un papel en la termoregulación y permiten al animal producir el calor necesario para mantener su temperatura interna constante. Intervienen en el metabolismo de los glúcidos, las proteínas y los lípidos. Actúan sobre el funcionamiento cardíaco…

Hipotiroidismo

El hipotiroidismo se caracteriza por una tasa de hormonas tiroideas que circulan en la sangre inferior a los valores fisiológicos. En el perro esta afección está principalmente ligada a una destrucción de la tiroides, pero también puede resultar de una insuficiencia en la secreción de STH (Thyero Stimulating Hormon) por la hipófisis (la STH tiene por función estimular la tiroides).

El diagnóstico del hipotiroidismo puede establecerse a partir de la observación de síntomas clínicos y requiere exámenes complementarios de laboratorio. El tratamiento se basa en un complemento oral mediante hormonas tiroideas de síntesis. Los controles sanguíneos regulares permiten adaptar la dosis de los medicamentos y comprobar la eficacia del tratamiento.Al comienzo de la evolución de la enfermedad, los síntomas son discretos, desarrollándose poco a poco. Un perro afectado de hipotiroidismo puede presentar diversos signos: obesidad a pesar de tener un apetito normal (este síntoma se manifiesta con frecuencia en el Labrador), apatía y letargia (que pueden ir hasta una depresión mental), trastornos cutáneos (alopecia del tronco, pelo fino y seco, seborrea seca, aumento del grosor cutáneo, piodermitis secundaria), trastornos cardíacos, trastornos de la reproducción (infertilidad, hipofertilidad, alargamiento del intervalo entre celos) y trastornos neuromusculares, caracterizados por un mayor cansancio.

Manifestaciones de hipotiroidismo

 

El hipotiroidismo es una enfermedad clásica con un conjunto tradicional de signos clínicos. Un estudio publicado en el que participaron 162 perros con hipotiroidismo confirmado mostró los siguientes hallazgos comunes:

* El 88% tenía algún tipo de anomalía en la piel

* El 40% tenía caída de pelo (a menudo se inicia en la cola y origina una apariencia de cola de rata o aparece una zona calva alrededor del cuello).

* El 22% tenía infección en la piel (con frecuencia los perros tienen escamas y mal olor debido a un pelaje excesivamente grasoso).

* El 14% tenía pelaje quebradizo o seco (en ocasiones los pelos externos se quiebran dejando un pelaje corto y más suave, clásicamente se describe como un “pelaje similar al de un cachorro”).

* El 49% era obeso.

* El 48% padecía de letargia o apatía en el hogar.

* El 36% era anémico (tenía un número reducido de glóbulos rojos debido a la lenta producción de glóbulos rojos en la médula ósea). Vale la pena indicar que los niveles elevados de colesterol en la sangre también son considerados un hallazgo común de hipotiroidismo.

Un hallazgo clásico en los perros con hipotiroidismo es el engrosamiento de algunos tejidos, especialmente de la cara y la cabeza. La piel en particular se hace más gruesa, lo cual origina más pliegues en la piel y lo que clásicamente se conoce como expresión trágica. Este engrosamiento se denomina mixedema y también puede ocurrir en algunos otros tejidos (como los nervios faciales – véase más adelante).

Signos cardiovasculares

 

El hipotiroidismo interfiere con las fibras eléctricas que mantienen los conductos del corazón. Estas fibras electroquímicas normalmente estimulan las contracciones rítmicas del corazón. Hasta un 26% de perros con hipotiroidismo presenta ritmos anormales o ritmos cardíacos lentos; sin embargo, aún no queda clara la importancia de este hecho en el estilo de vida. Muchos especialistas piensan que deben indicar una dosis menor de suplemento para la tiroides en pacientes con enfermedad cardíaca evidente.

Signos neurológicos

 

Según los estudios en perros con hipotiroidismo confirmado, sólo el 2 y 4% tiene problemas con los nervios. Se informó la existencia de diversos síndromes.

* Polineuropatía – Con hipotiroidismo, los nervios simplemente no conducen los impulsos eléctricos de manera normal. Esto puede explicar la debilidad general y apatía en los casos de hipotiroidismo. La respuesta a la terapia de hormona tiroidea es rápida (mejoría dentro de la primera semana de tratamiento).

* Neuropatía focal – Los nervios pueden quedar atrapados a medida que salen del cráneo o de la médula espinal ya que (al igual que otros tejidos) se hinchan con la mixedema. La presión sobre estos nervios puede ocasionar parálisis en músculos faciales y/o inclinación de la cabeza, movimientos extraños de los ojos y trastornos del equilibrio (enfermedad vestibular).

* Sistema nervioso central – Puede presentar conducción eléctrica anormal dentro de los nervios; sin embargo, se ha encontrado enfermedad vascular en perros con hipotiroidismo y signos del sistema nervioso central. Los signos clínicos incluyen ataxia (marcha titubeante), hemiparesia (debilidad en las patas delanteras y traseras en el mismo lado del cuerpo), hipermetría (medición inadecuada de los pasos), inclinación de la cabeza, anomalías del nervio craneal. Se necesita varios meses de terapia antes de ver una respuesta. El coma mixedematoso en los tejidos del cerebro es una rara posibilidad, pero se sabe que sucede.

Ojo de un perro que muestra una “media luna” blanca de distrofia corneal.

Signos oculares

 

Los cambios oculares no son comunes en los casos de hipotiroidismo, pero los altos niveles de colesterol en la sangre y la grasa circulante en ocasiones pueden originar cambios en los ojos. Cuando estos cambios aparecen, se recomienda a menudo realizar una prueba de tiroides. La distrofia corneal, un cambio anormal en la capa transparente del ojo, es un signo. Este hallazgo usualmente se representa como un pequeño punto blanco (a veces un círculo blanco) en la superficie del ojo. En esta etapa sólo se trata de un problema estético y no interfiere con la visión. En las formas más graves, pueden aparecer burbujas dolorosas en la superficie corneal, lo que lleva a una ulceración. Evidentemente, esta forma requiere tratamiento.

Las condiciones no probadas (pero de antemano sospechosas) que se asocian con el hipotiroidismo son: megaesófago, parálisis de la laringe, infertilidad, y agresión conductual.

Enfermedad de von Willebrand

 

Durante mucho tiempo, se pensó que la enfermedad de von Willebrand, una anomalía hereditaria en la coagulación sanguínea, estaba asociada con el hipotiroidismo (cuando el límite de un perro en niveles de factor de von Willebrand se convierte después en hipotiroidismo, la capacidad de coagulación anormal se hace evidente). Se ha olvidado esta teoría por mucho tiempo, pero parece existir un efecto positivo cuando se trata con hormona tiroidea a un perro que padece de von Willebrand.

Pruebas para diagnosticar hipotiroidismo

 

Se podría pensar que las pruebas para diagnosticar el hipotiroidismo son simples: un análisis de sangre para verificar el nivel de T3 o T4 y si está bajo, el paciente padece de hipotiroidismo. Lamentablemente, la situación rara vez es tan simple.

Medición de T3

Si la T3 es la hormona activa, ¿por qué no podemos simplemente medir los niveles de T3 en la sangre? Debido a una variedad de mecanismos de compensación, los niveles de T3 a menudo se ubican en el rango normal incluso en perros que verdaderamente padecen de hipotiroidismo. Esto significa que los valores de T3 son prácticamente inservibles en el diagnóstico de hipotiroidismo.

Medición de T4

Muchos exámenes de detección rutinaria incluyen y miden el nivel de T4 (también llamado nivel de T4 total). Al parecer un nivel bajo de T4 indicaría hipotiroidismo y un nivel normal de T4 indicaría una función tiroidea normal. Lamentablemente, no es tan simple. Los perros que tienen otras enfermedades y que toman ciertos medicamentos (sobre todo medicamentos anticonvulsivos como fenobarbital y bromuro de potasio; prednisona u otros corticosteroides, medicamentos antiinflamatorios no esteroideos; medicamentos para el corazón como propranolol; y medicamentos para la conducta como clomipramina y antibióticos de la clase sulfamidas) con frecuencia tienen deprimidos niveles de T4. Estos perros pueden tener bajos niveles de T4, pero no padecen de hipotiroidismo. Esto significa que el nivel normal de T4 indica una función tiroidea normal, pero el nivel bajo de T4 puede o no puede indicar hipotiroidismo. Además existe una zona gris que considera que los resultados de la T4 no son definitivamente normales ni tampoco son definitivamente anormales. En resumen, la medición de T4 no es suficiente para diagnosticar hipotiroidismo.

Cabe señalar que los lebreles normalmente tienen niveles de T4 mucho más bajos que cualquier otra raza. En los galgos, por ejemplo, los niveles de T4 rondan sobre la mitad de las otras razas. Curiosamente, los niveles de T3 tienen el mismo rango normal al igual que en otras razas.

T4 libre

Como se mencionó, la T4 es la hormona precursora inactiva que es convertida por los tejidos del cuerpo en T3 u hormona activa. Existen dos formas de T4: la primera circula unida a la proteína de la sangre (denominada T4 unida) y la segunda flota libremente en el torrente sanguíneo (denominada T4 libre). Solamente la T4 libre puede entrar en las células y convertirse en T3. La concentración de T4 libre corresponde al lugar donde ocurre la actividad de la hormona tiroidea (por ejemplo, a nivel de los tejidos). Los niveles de T4 libre están menos sujetos a fluctuar en un rango falsamente bajo en respuesta a enfermedades no tiroideas o medicamentos que los niveles de T4 total.

Tradicionalmente los niveles de T4 libre son 1000 veces menores que los niveles de T4 total, además, las pruebas de T4 libre tienen que ser realizadas de tal manera que no conviertan las T4 unidas en T4 libres e interfieran con los resultados. Debido a estas dos cuestiones, es difícil realizar pruebas de T4 libre y la única forma aceptable de hacerlo es mediante un método denominado diálisis en equilibrio. En la actualidad, la mayoría de laboratorios ofrece medir los niveles de T4 libre con diálisis en equilibrio, pero es importante notar que un nivel de T4 libre en un informe de laboratorio no se trata de una T4 libre medida por diálisis de equilibrio a menos que así lo indique específicamente. El símbolo de la T4 medida por diálisis en equilibrio es “fT4 (ED)”.

Estimulación de la HET y niveles de la HET endógena

Antes de que exista la diálisis en equilibrio para medir la T4 libre, la prueba considerada el estándar dorado de fiabilidad se llamaba prueba de estimulación de HET. En esta prueba, se medía y comparaba una T4 con un valor establecido 8 horas después de administrar una inyección de hormona estimulante de la tiroides (HET). La incapacidad de responder a la HET era un indicativo de hipotiroidismo. El problema era el costo, la necesidad de 8 horas de hospitalización y el hecho de que la HET inyectable no estaba disponible en el mercado. Esta prueba se realiza con poca frecuencia en la actualidad.

Se puede medir directamente la HET en el torrente sanguíneo de un paciente. La idea es que la glándula pituitaria debe estar secretando niveles elevados de HET en un vano intento de estimular la glándula tiroides enferma. Medir el nivel de HET es un medio importante para diagnosticar hipotiroidismo en los seres humanos. Durante mucho tiempo se buscó una versión canina de la prueba. Lamentablemente, cuando por fin apareció se descubrió que muchos perros (aproximadamente el 25%) con hipotiroidismo verdadero no tenían niveles elevados de HET, como se esperaba. Sin embargo, esta prueba suele ser útil en el diagnóstico de hipotiroidismo.

Los anticuerpos antitiroglobulina (La prueba AATg)

Algunas pruebas tiroideas incluyen una medición de los anticuerpos que atacan las proteínas de la glándula tiroides, donde se hacen las hormonas tiroideas. La presencia de estos anticuerpos confirma la forma inmunomediada del hipotiroidismo (aunque en etapas posteriores de la enfermedad, ya no produce anticuerpos). El único significado de esta prueba, además del interés académico, es identificar a los pacientes con resultados positivos de anticuerpos pero con pruebas normales de hormona tiroidea. Estos animales tienen un 20% de probabilidades de padecer hipotiroidismo más adelante, por lo que un control periódico de los niveles de la hormona tiroidea sería una buena idea. El tratamiento de los animales hipotiroideos con resultado positivo de anticuerpos es el mismo tratamiento que para los que muestran resultados negativos. El único uso práctico de la prueba es identificar a los animales en riesgo de padecer hipotiroidismo en un futuro.

Examen con prueba de medicamentos

A veces la única manera de comprobar el hipotiroidismo es administrar un medicamento durante varios meses y ver qué pasa. A menudo se ve una mejoría en la actitud y el nivel de energía en la primera semana. El crecimiento de cabello sucede un poco después (normalmente 4 meses como mínimo) ya que los folículos deben despertar y hacer crecer el cabello lo suficiente como para crear un cambio visible en el pelaje.

Tratamiento del hipotiroidismo

Por lo menos el tratamiento del hipotiroidismo es relativamente sencillo. El tratamiento incluye la administración oral de hormona tiroidea (T4). Incluso los perros con hipotiroidismo pueden convertir de manera perfecta la T4 en T3. Para empezar los perros toman las pastillas dos veces al día, pero una vez que se ha logrado un buen control de la tiroides, pueden tomar una vez al día.

EL TRATAMIENTO ES DURANTE LA VIDA DEL PERRO

De vez en cuando se nos pregunta si es razonable utilizar glándulas tiroides (secas o en polvo) de cerdos o ganados como una forma más “natural” de tratamiento. La respuesta es simplemente no. Estos productos no tienen un control de calidad adecuado que garantice una cantidad fiable de hormona tiroidea. Cada dosis puede ser completamente diferente cuando se utiliza dichos productos.

Volver a examinar

Es una buena idea realizar un análisis de sangre periódico cada vez que un animal esté bajo medicación a largo plazo. En el tratamiento del hipotiroidismo, es importante saber si la dosis de medicamentos es demasiado baja o demasiado alta. La Tiroxina (T4) es un medicamento seguro, pero si no se administra en dosis adecuadas, obviamente el paciente no recibirá el tratamiento adecuado. Si la dosis es demasiado alta y administrada durante mucho tiempo, puede ocasionar consumo excesivo de agua, pérdida de peso e inquietud.

Seguimiento con T4

Si toma una muestra de sangre justo antes de que el perro tome la pastilla encontrará el nivel más bajo de tiroides del día. En cambio, si toma una muestra de sangre entre 4 y 6 horas después de que el perro ha tomado la pastilla encontrará el nivel más alto del día. Debe realizar una o las dos pruebas de manera periódica. Nuestro hospital recomienda el seguimiento con una prueba de sangre al año.

Seguimiento con nivel de HET

El nivel de la hormona estimulante de la tiroides en canes (HET canina abreviado) no parece presentar problemas con respecto al tiempo y más bien puede ser obtenido en una muestra de sangre tomada a cualquier hora del día. El nivel de HET canina no indicará si la dosis de hormona tiroidea es demasiado alta o no, pero es bastante exacta para determinar si el nivel es demasiado bajo. (El tratamiento inadecuado se asocia con niveles elevados de HET lo que indica que la glándula pituitaria está intentando estimular la glándula tiroides con altos niveles de hormona estimulante). Puede realizar este examen en lugar de un nivel de T4, o además de éste, a la hora de supervisar el tratamiento con hormona tiroidea.

¿El diagnóstico es correcto?

Debido a las dificultades en los métodos de diagnóstico, muchos perros han sido erróneamente diagnosticados con hipotiroidismo y han estado en tratamiento durante años. Si tiene alguna pregunta acerca de un paciente y si desea volver a realizar una prueba, debe suspender el suplemento con hormona tiroidea al menos 2 meses antes para que la prueba de sangre sea válida. De ser posible, debe suspender los medicamentos que pueden interferir con la prueba (aunque esto obviamente no siempre es posible).

Hipertiroidismo

 

En el perro, el hipertiroidismo es una afección poco frecuente que resulta de la hiperplasia (aumento de volumen) de la glándula tiroides. En más del 90% de los casos, se pone de manifiesto un tumor tiroideo.

El diagnóstico de esta endocrinopatía se basa en la dosificación de la T4 en la sangre, en base a exámenes complementarios (bioquímica, exámenes cardíacos) y puede requerir la realización de una cintigrafía.Un perro con hipertiroidismo tiene tendencia a adelgazar a pesar de tener un gran apetito; está apático, incluso irritable, puede mostrarse intolerante al calor, sufrir diarreas, su pelo pierde brillo y se vuelve seco, y puede sufrir transtornos cardíacos.

El tratamiento puede ser médico o quirúrgico (eliminación de la glándula tiroides). El hipertiroidismo es de pronóstico mucho más reservado que el hipotiroidismo, ya que su tratamiento es delicado y que, en el momento del diagnóstico, ya pueden haber aparecido metástasis.

Los síntomas y las muestras de hipertiroidismo canino y felino incluyen:

* Pérdida de peso incluso con un apetito creciente

* Diarrea

* Vomitar

* Intolerancia al calor

* Piel seca o aceitosa

* Dificultades de respiración

* Consumo de agua creciente acompañada por el orinar

* Actividad creciente o disminuida

* Temblores

Los cambios de comportamiento tales como nerviosismo, desasosiego, hipersensibilidad o tensión pueden también ocurrir.

¿Qué causa hipertiroidismo?

Cuando la glándula de tiroides se activa, varias partes del cuerpo pueden no funcionar correctamente, y su mascota puede experimentar pérdida de peso drástica, aumento de apetito, un ritmo cardíaco elevado, actividad creciente o piel pobre.

El hipertiroidismo afecta típicamente en la mediana edad a gatos viejos (entre 4 y 22 años de edad). El hipertiroidismo en perros es raro. Es causado por un aumento benigno en el número de células de la tiroides. Los factores inmunológicos, ambientales y alimenticios pueden también contribuir a este desorden.

Diagnóstico de hipertiroidismo

La diagnosis de hipertiroidismo en gatos y perros se basa en los síntomas presentados – su veterinario podrá sentir la glándula de tiroides agrandada. Ciertas pruebas de diagnóstico tales como T4, cuenta de sangre completa (CBC), química del suero y urinálisis se pueden realizar para comprobar niveles de la tiroides y para eliminar otras condiciones.

Además, las pruebas tales como la prueba de la supresión T3, medida de T4 libre y de tirotropina, se pueden también realizar para confirmar la diagnosis del hipertiroidismo.

Ayuda para el hipertiroidismo

Los tratamientos estándar siguientes para el hipertiroidismo se recomiendan generalmente y éstos incluyen la medicación de yodo radiactiva (I-131) y antitiroideo tal como methimazole (tapazole). En casos más severos, la cirugía (tiroidectomía) puede ser requerida. Estos tratamientos tienen algunos efectos secundarios adversos tales como daño de hígado, anemia, pérdida de pelo y letargo, y los gatos con este problema deben ser guardados lejos de mujeres embarazadas y de niños.

 

Fuente: Enciclopedia Royal Canin